Historia

En Córdoba, el desarrollo de las Ciencias Físicas comenzó con la creación de la Academia Nacional de Ciencias en 1869 y el Observatorio Astronómico Nacional en 1871. Para dar un ámbito educativo a las Ciencias Naturales se creó la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas. Ya transformada en Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, se transformó en un ámbito crecientemente profesionalista donde las ciencias convivían con disciplinas aplicadas como las ingenierías y la agrimensura. La investigación en Física recién cobró un impulso importante hacia 1940, cuando Enrique Gaviola, al frente del Observatorio Astronómico, comenzó a nuclear alrededor del Profesor Guido Beck a jóvenes interesados en la nueva Física: entre ellos Fidel Alsina, José A. Balseiro, Mario Bunge, Alberto Maiztegui y Ernesto Sábato. Sin embargo, el Observatorio no era el ámbito natural para un crecimiento disciplinar equilibrado y la formación de recursos humanos. Así, Gaviola propició, hacia fines de la década del 50, la creación del Instituto de Matemática, Astronomía y Física (IMAF), concebido por Gaviola como centro de excelencia en investigación y docencia en estas disciplinas. Su dependencia directa del rectorado debía proveerle el grado de flexibilidad que permitiera la incorporación, en planta permanente o como visitantes, de los mejores profesores de que disponía el país. Esta política se retomó durante la dirección del Dr. Alberto Maiztegui quien además impulsó la formación de doctores en el exterior y la de capacitación docentes de escuela media.
Con el retorno definitivo a la democracia en 1984, el IMAF se transformó en Facultad, buscando extender la educación a ámbitos más amplios, tanto en sus aspectos más científicos como profesionales. En este contexto, las nuevas incorporaciones de investigadores activos fueron grandemente facilitadas por CONICET, cuya carrera del investigador científico comenzó a jugar un rol decisivo. En los años más recientes la UNC, y FAMAF en particular, dan un nuevo impulso la investigación de excelencia como medio para fijar los estándares académicos y posibilitar el abordaje de temáticas innovadoras tanto en ciencia como en tecnología. Es en este contexto que el Decano de FAMAF, Dr. Daniel Barraco Díaz, lideró la nucleación de los investigadores en Física como una unidad ejecutora de CONICET, institución a la que ya pertenecía la mayoría de sus docentes-investigadores.
El Instituto de Física Enrique Gaviola (IFEG) comienza efectivamente su accionar bajo la denominación Instituto de Física de la Facultad de Matemática, Astronomía y Física (IFFAMAF) con el nombramiento del Dr. Héctor Bertorello como Director Interino en el mes de Julio de 2007. En Mayo de 2008 se dispuso del primer presupuesto, en Agosto se incorpora la secretaria administrativa del Instituto y al mes siguiente se realiza el llamado a elecciones para conformar el Consejo Directivo del Instituto. Este toma funciones el día 10/10/2008 y decide por unanimidad gestionar el nuevo nombre de Instituto de Física Enrique Gaviola para honrar a este pionero de la Física en Argentina e inspirar así a las nuevas generaciones. El Dr. Horacio M. Pastawski asume como primer Director por concurso el 1/12/2009 y propone como Vice-Director al Dr. Oscar Reula. Con su política de incorporaciones el directorio definió su vocación de patrocinar el desarrollo la Física y sus aplicaciones dentro de la región. En este sentido se promovió la incorporación de nuevas líneas de investigación, particularmente en las áreas de Nanociencia y Energías Renovables, Microscopía, Neurociencias y Física Médica.